Colección Niños

La inocencia y frescura infantiles inspiran la colección 2018, que reinterpreta dibujos realizados por niños del Colegio Escandinavo de Madrid para alumbrar jardines dinámicos y llenos de sorpresas y aprecio por lo natural

Nuestra Colección 2018, titulada Niños, nace inspirada por la visión clara e inocente de la naturaleza que se tiene durante la infancia.

 

Los niños tienen una sensibilidad innata por los seres vivos y lo silvestre, y nuestros jardines de este año se alimentan de esa visión y esa inventiva. Cuando el año pasado promovimos el concurso de dibujo Forest Drawing Challenge en el Colegio Escandinavo de Madrid lo hicimos para estimular el amor por el medio ambiente entre los alumnos, pero no llegábamos a imaginar lo enriquecedora que iba a resultar esa experiencia

 

La frescura de esa mirada infantil ha estimulado mi imaginación y me ha animado a reinterpretar sus dibujos para marcar la base de una colección de jardines dinámicos, vivos, llenos de sorpresas y de aprecio por lo natural.

 

La naturaleza es el mapa para volver a casa, la brújula para salir del exilio de la naturaleza en el que estamos, y los niños nos señalan el camino.

En nuestros días, la sociedad es en su mayoría urbana y vive desconectada de lo natural, a pesar de que muchos estudios científicos indican que el contacto con la naturaleza, a través de un parque o un jardín, tiene efectos fisiológicos y psicológicos beneficiosos para las personas”, apunta Fernando Pozuelo. “Al fomentar esa conexión se despierta también el respeto por el medio ambiente y el interés por cuidarlo. Los niños tienen una sensibilidad innata por la naturaleza y lo silvestre, y nuestros jardines de este año se alimentan de esa visión e inventiva infantil
dibujo-inspirado-en-los-niños

La mirada de un niño inspira nuestra Colección Niños

Nuestra Colección 2018 nace inspirada por la visión clara e inocente que tienen los niños sobre la naturaleza. Se enfoca en las relaciones con la vida salvaje, en los bosques y en las sensaciones que produce el contacto con la naturaleza para establecer las líneas de diseño de nuevos jardines. Nuestra propuesta es crear espacios muy naturales que potencien la biodiversidad y que acerquen a las personas a la naturaleza.

 

Esta colección es fruto de la colaboración que llevamos a cabo a finales de 2017 con el Colegio Escandinavo de Madrid, con la que buscábamos potenciar la conexión con la naturaleza en los niños y estimular el aprecio por ella. Para ello, pusimos en marcha el concurso de dibujo “Forest Drawing Challenge”, con el que invitamos a los alumnos del colegio a pintar su “bosque ideal”. Sobre la base de esos dibujos, hemos creado ahora esta colección de jardines que beben de esa fantasía e imaginación infantil, en la que también nos inspiramos para determinar los colores principales de esta colección, entre los que destacan los verdes y turquesas, y para la selección de especies florales.

La naturaleza es el mapa para volver a casa, la brújula para salir del exilio de la naturaleza en el que estamos sumidos

En la Colección Niños potenciamos los diseños caracterizados por una gran profusión de árboles que forman bosques. A través de los jardines se busca un acercamiento a la naturaleza. Queremos que las personas, en lugar de vivir en ciudades grises y soñar con la escapada de fin de semana, se planteen introducir la naturaleza en el día a día. Algunos autores hablan sobre la existencia del Trastorno por Déficit de Naturaleza en las personas y los niños que crecen en las ciudades. Necesitamos ver lo verde y lo vivo para sanarnos y calmarlos.

 

En los jardines de la Colección Niños se apuesta por estimular la actividad sensorial a través de jardines táctiles, olfativos o incluso gustativos. Son jardines dinámicos, vivos, llenos de sorpresas y de aprecio por lo natural, donde es posible realizar actividades al aire libre, como juegos aeróbicos, carreras, tirolinas o escalada. La nueva colección también se distingue por ofrecer una mayor accesibilidad a los juegos en el jardín para todos niños, independientemente de su edad o condición física.

 

Los niños tienen una sensibilidad innata por los seres vivos y lo silvestre, y los jardines de este año se alimentan de esa visión e inventiva infantil. Se apuesta así por la introducción de estanques con peces, pajareras o cualquier otro elemento que fomente la biodiversidad en el jardín. Queremos que los jardines de la Colección 2018 sean un oasis de naturaleza y ayuden a que ésta prospere en nuestro entorno, enriqueciéndonos con su belleza en el día a día.

Si un niño es capaz de abrirnos el corazón con solo un dibujo y conseguir que hagamos decenas de jardines gracias a él... ¿qué no podríamos hacer los mayores?
Estos son los 3 dibujos ganadores y los dibujos con los comentarios de Fernando Pozuelo.