Dos espacios con un mismo ambiente

Dos espacios con un mismo ambiente

Hoy os traemos una nueva obra que se llevó a cabo en la zona norte de Madrid y para la cual teníamos un objetivo claro: la unión de interior con el exterior. Es decir, modificar los espacios de tal manera que no destacase la habitual diferencia en el tramo que discurre entre estas dos zonas del hogar.

Lo primero que se hizo para conseguir este efecto fue seleccionar los materiales, tales como el pavimento porcelánico, que se incluyó haciendo un símil con la madera en tonos claros y que continúa desde el porche al mismo nivel que la vivienda. Este tipo de material destaca por su resistencia y durabilidad, unas características perfectas para un suelo de exterior, pero también para el interior.

Otro de los elementos fundamentales en esta obra es la integración de los recursos ya existentes tales como la piscina. En este caso, se adecuó a las necesidades del nuevo espacio, modificando todo el brocal y la zona de solárium para que así quedara en armonía con el resto del jardín. Además, se incluyó una cascada enmarcada en un elemento de hierro oxidado que combina a la perfección con el resto de maceteras.

La elección de los colores tampoco fue al azar. Había que ampliar visualmente una zona muy pequeña, por lo que nos decantamos por los tonos claros de los muebles que ocupaban el espacio. Además, para minimizar el efecto visual del ladrillo del perímetro, se empleó un monocapa en tonos suaves.

Por último, cabe destacar la elección de la vegetación. Para esta se seleccionaron únicamente especies perennes con el objetivo de tener verde a lo largo de todo el año y disminuir así el efecto construcción, que está muy cerca al ser el espacio de escasas dimensiones. Además, las plantas tienen toques exóticos como la drácena, y arbustos de pequeño tamaño como Pittosporum tobira. En este caso hemos prescindido de ejemplares de gran porte debido al reducido tamaño del jardín.

No Comments

Publicar un comentario