Un restaurante con gusto por la vegetación

Un restaurante con gusto por la vegetación

En Fernando Pozuelo Landscaping Collection no solo hacemos jardines. Algunos de los proyectos que acometemos también tienen que ver con el diseño y decoración de interiores. Nuestros años de experiencia armonizando porches, áticos y terrazas nos ha llevado de forma natural a abordar trabajos bajo techo, hasta el punto de que el año pasado lanzamos una línea propia, HOME, dedicada a interiores.

Es el caso que os presento hoy, un restaurante italiano situado en Madrid que deseaba ambientar su terraza exterior dándole un toque vegetal y de aire mediterráneo y que recurrió a nosotros para conseguir un diseño personalizado y distintivo. Finalmente, y gracias a la buena sintonía creativa que se generó con sus propietarios, además de ambientar la zona de terraza al aire libre acabamos haciendo un diseño integral de todo el espacio, ambientando también el comedor cerrado y la barra.

El encargo me resultó muy sugerente, ya que MalaFemmena es un restaurante italiano con una cocina imaginativa y especial que buscaba una decoración acorde con esa singularidad.

Al plantear el diseño, quisimos dotar al conjunto de verdor y naturalidad y de un concepto un tanto a la italiana, sobre todo por las especies elegidas para el exterior.

El restaurante cuenta con una parte interior que rodea un cuerpo central donde se ubican los hornos y la cocina, y todo ello va acompañado de una amplia terraza rectangular con una jardinera perimetral

Para ambientar este exterior elegimos un conjunto de plantas arbóreas y arbustivas, donde destacan los cipreses, que dan cierta geometría a la terraza. Puesto que el espacio da a una zona interior de edificios, la figura esbelta de estos nobles árboles siempre verdes ofrece perspectivas y líneas de fuga, elevando la vista hacia el cielo y aligerando la sensación de encajonamiento del espacio. Acentuamos el conjunto con otras especies de árboles de fronda, como el liquidámbar, que adornará el conjunto con sus cálidos colores otoñales. Las celosías del muro se cubrieron con jazmines trepadores y una serie de masas arbustivas, con especies como el Phitosporum.

Para el interior se utilizaron plantas con un volumen vaporoso como las kentias o los troncos de Brasil, acompañadas de zamias, que dan verdor y ofrecen volúmenes verticales. Todas ellas son especies resistentes y con requerimientos de riego poco exigentes. Las estanterías y celosías en la parte de la barra se cubrieron con planta liofilizada colgante.

Pensamos que el conjunto conseguido resulta agradable y adaptado a las necesidades de la propiedad. Quienes acudan a degustar sus platos lo harán rodeados de vegetación y en un lugar bello y armonioso.

No Comments

Publicar un comentario