Volviendo la vista atrás

palacio congresos fernando pozuelo1

Volviendo la vista atrás

Decía Antonio Machado que “Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”. Hace unos días he recordado estos conocidos versos cuando el azar –o el destino- me ha llevado a pasar por delante de uno de los trabajos que realicé hace 10 años, en el Palacio de Congresos del Paseo de la Castellana de Madrid.

Poder echar la vista atrás me ha permitido contemplar la senda que ya en aquel entonces empezaba a recorrer en mi sueño de elevar el paisajismo al nivel de arte, y me he dado cuenta que aquel proyecto en particular marcó un hito decisivo en ese camino, pues me permitió trabajar en complicidad inspirativa con una figura del calibre de Joan Miró, el gran pintor, escultor, grabador y ceramista español, por quien siento una tremenda admiración, y cuyo mural preside y otorga carácter propio al edificio del Palacio de Congresos.

Toda la intervención que realicé en la jardinería exterior del edificio tuvo como premisa principal la búsqueda de sinergias con el mural de Miró, especialmente en lo relativo a ese toque naïf tan característico de su trabajo junto con el uso de colores muy vivos, otro emblema también de la obra del barcelonés.

10 años han pasado, y sigo enamorado de aquel proyecto, si bien, mi obra, lógicamente, ha evolucionado muchísimo en ese tiempo, y aunque las huellas de lo que ha venido después son bien reconocibles, sólo es ya en cierta forma el germen de lo que son actualmente los jardines y paisajes que diseño. Es bonito ver ese camino andado del que hablaba el poeta, y es aún más hermoso saber que aunque ya ni yo mismo ni mi obra somos iguales, si somos ambos producto de esa senda recorrida que nunca más se pisará, pero que me llevó a donde estoy actualmente.

No Comments

Publicar un comentario